Las tres diócesis extremeñas han anunciado la suspensión de las procesiones y todos los actos y celebraciones organizados por parroquias, Hermandades, Cofradías y Asociaciones de fieles que se celebran en la calle para la Cuaresma y la Semana Santa de este 2021.

Una suspensión que se produce debido a los «altos niveles de incidencia de la pandemia de la Covid-19», y teniendo en cuenta la «complejidad organizativa de las manifestaciones externas de la religiosidad popular que tienen lugar en la Cuaresma y la Semana Santa.

Así lo han acordado el arzobispo metropolitano de Mérida-Badajoz, Celso Morga; el obispo de Plasencia, José Luis Retana, y el administrador diocesano de Coria-Cáceres, Diego Zambrano, tras haber consultado a las autoridades civiles y sanitarias, así como a los delegados diocesanos de Hermandades y Cofradías y a los responsables de las Uniones y Consejos de Cofradías.

En su lugar, las diócesis extremeñas animan a las cofradías y hermandades, a que en lugar de las procesiones, y con el parecer de los párrocos donde tienen su sede, organicen «actos litúrgicos o de piedad en los lugares de culto, respetando siempre las disposiciones del aforo y demás normativa sanitaria vigente en cada momento».

Además, apuntan que la celebración litúrgica de la Semana Santa no queda suprimida, por lo que se invita a todos los hermanos cofrades a «participar y a vivir con intensidad las celebraciones litúrgicas, especialmente las del Triduo Sacro», señalan las diócesis en un comunicado.

Finalmente, quieren reconocen la labor evangelizadora que llevan a cabo las Hermandades de la Provincia Eclesiástica, e invitan a encomendar a San José el final de la pandemia y el consuelo de todos los que sufren por su causa.

Leer Noticia Completa en Europa Press